Entradas

Mostrando entradas de enero, 2006

Primera nieve

Imagen
Hacía un par de días que por la noche el viento olía a nieve.
Hoy, por fin, la nieve ha llegado.

¿Hay cosas imposibles de cambiar?

Imagen
Las cosas que han sucedido en el pasado son imposibles de cambiar, y no me importa que sea así.
Si pude tomar alguna decisión al respecto, la asumo, si no pude, me importa aún menos.

Las cosas futuras que no afectan a mi vida me importan un comino, si el Príncipe Carlos llega o no a ser Rey de Inglaterra es algo que no me preocupa lo más mínimo.
Las cosas futuras que afectan a mi vida, en tanto que soy protagonista de ellas, o las dirijo, o participo de alguna manera en ellas o de ellas, como parte que soy, puedo cambiarlas. Si no pudiera, caerían en la categoría anterior de las cosas que no afectan a mi vida.

Así que la respuesta es:
Si, hay cosas imposibles de cambiar, pero me importan un comino :)

Si escuchas música

Imagen
Me entristece ver la angustia en los ojos de las personas perdidas, el miedo en las egoístas, la envidia en las ambiciosas y el dolor en las incapaces de sentir compasión. Cuando me siento frágil no miro a los ojos de nadie, porque no lo puedo soportar.

Están encerrados en la más absoluta soledad, tratando de ser diferentes de lo que son para salir de ella, para poder comprenderse, para poder admitirse y amarse.

Somos lo que aprendemos a ser, pero hay un margen de libertad que cada uno puede aprovechar.
Por eso, aún sabiendo que una mala persona fue un niño sin amor, no puedo dejar de pensar que todos podemos elegir, que todos podemos encontrar la forma de ser lo que somos, y no lo que nos enseñan a ser.

Ayer salí al jardín después de un sueño que me inquietó. Me senté en el banco al lado de la piscina, y busqué su significado en el libro de los sueños. Encontré lo que buscaba, y una vez más me estaba engañando a mi misma.

Falsedad

Imagen
La máquina de coser de mi abuela que heredó mi madre, y con la que aprendí a coser, funcionaba con 125, por eso necesitaba de un transformador para poder enchufarla a la red eléctrica.
El transformador que tenía era una caja metálica, con una tapa que se atornillaba con cuatro tornillos, su aspecto era tan antigüo como el de la propia máquina, y pesaba casi el doble de lo que pesa un transformador normal. No he visto nunca nada igual.
Cuando encendía el transformador sonaba un zumbido, como el de un panal del tamaño de un balón de baloncesto, en plena actividad. Si ponía la mano encima, la vibración llegaba a ser tan alta que me dormía la mano.
Daba la sensación de que el material del que estaba hecho la caja era indestructible, ya que parecía que conseguía contener la energía suficiente para iluminar un planeta.
Bueno, pues en ocasiones me siento así. Soy como la caja del transformador de la máquina de coser de mi abuela. Hay días que parece que los tornillos que aguantan la tapa van…

Quince mirlos

Imagen
Si me acuesto pronto, me levanto pronto, así que esta mañana he amanecido a las cinco y media, al sol le he tenido que esperar varias horas para que hiciera lo mismo.

El Oráculo se ha puesto muy feliz al verme, él se levanta todos los días a esa hora, es su costumbre, y le ha agradado la sorpresa.
Mientras desayunábamos hemos hablado de hacer un juego de simulador de hormigas y nos han dado las ocho, ha sido tan intensa la discusión, que he vuelto a la cama a recuperarme del desgaste.

Me he vuelto a despertar cuando he oido la voz de la Reina, que hablando bajito decía nosequé al Oráculo. Cuando me ha oído llamarla, ha venido corriendo a verme y me ha dado un abrazo enorme de oso.
Hemos bajado a desayunar, de nuevo, y al acabar, miré por la ventana y los vi, estaban en su reunión diaria en los chopos, creo que hay quince.


No sé lo que hacen allí arriba, sólo llegan, pasan un minuto y se van.
Es como si se saludaran antes de empezar el día.

Domo

Imagen
Cuando sea mayor, en mi jardín pondré un domo. Creo que me gustará la sensación de sentarme dentro y mirar la cúpula desde abajo.

El sitio ya lo tengo, será entre el pruno del camino a la casa y los chopos, espero que quepa. Me preocupa que esté demasiado pegado a la valla, pero tampoco mucho, porque por aqui realmente nunca pasa nadie.

Este de la foto son dos plantas, pero no sé si lo dejaría sólo en una, tal vez la segunda planta sólo cubriría parte de la primera, algo menos de la mitad... eso lo decidiré definitivamente una vez que estén hechos los cimientos.

Cuando queda acabado tiene más o menos este aspecto, aunque este en concreto es demasiado grande para lo que busco.

Me gusta que parte del domo esté acristalado, pero no creo que eligiera sólo una pared, también pondría cristal en el techo, así por la noche podría ver las estrellas.

Siempre he querido tener una casita de madera en mi jardín, de vez en cuando pienso en qué le falta a mi vida, porque miro al lugar donde debería …

Te quiero

Si te digo que te quiero, no esperes que sea para siempre.
No esperes poder contar conmigo cuando lo necesites, ni encontrar consuelo en tus horas más bajas.

Si te digo que te quiero, no esperes que te sea fiel.
No esperes que mis ojos no vayan tras los de otra persona, ni que mis sueños te tengan como protagonista.

Si te digo que te quiero, no esperes que te dedique mi vida.
No esperes que comparta mi tiempo contigo, ni que te tenga en cuenta en mis decisiones.

Si te digo que te quiero, no esperes nada, sólo te estoy diciendo que formas parte de mi.

Mi mono Speedy

Me duele la cabeza, ayer pasé muy mala noche por la mierda del mono del tabaco, creo que le pondré un nombre, así formará parte de mi y podré pensar que lo controlo. Le llamaré Speedy.

Speedy es un mono hiperactivo, ansioso, exigente y tremendamente plasta, se pasa el día machacándome con que tiene hambre, con que tiene sed, con que no puede dejar las manos quietas... creo que le daré una tila y lo meteré en la cama, a ver si se calma.

Deseo

No sé si es porque tengo intoxicación de oxígeno, ahora que llevo ya varios días sin fumar, pero mi cabeza va a cien por hora y no resulta nada agradable.
Digamos que el tabaco me relaja, y sin él, pues no estoy tan relajada como quisiera, o como puedo aguantar.
En fin, lo que me rodea se me hace más cuesta arriba, y siento la necesidad de chasquear los dedos y desaparecer.

Supongo que por eso la idea de M. vuelve con más fuerza.
Es una alternativa que puedo dibujar tan atractiva como desee, sabiendo que nunca se va a cumplir, es mi edén particular, en él existe todo lo que no tengo, ni tendré. Es un extraño consuelo que a la vez me hace daño, ya que no me deja asumir el mundo en el que tengo que sobrevivir, no asumo mi realidad.

Tal vez si asumiera que con M. todo esto también sería una mierda, sería más fácil... ¿o no? ;)

Resistencia

Hoy el viento es tan fuerte que consigue doblar los troncos de los árboles.
Después los suelta, y vuelven a su posición, temblando.

Cuando parece que ya ha vuelto la calma, comienza de nuevo a soplar, primero despacio y después aumentando su fuerza, sin nada que lo detenga, podría continuar hasta romperlos, pero cuando llega al límite, parece que se olvida de lo que estaba haciendo y se marcha.
Los árboles respiran aliviados y se preparan para la siguiente embestida, así una y otra vez.

Si no hubiera árboles, desde mi cristal, no podría saber si hay viento, ni qué fuerza tiene, podría parecer incluso que no existe el viento.

Tal vez el viento existe sólo porque los árboles deciden moverse.

Como lágrimas en la lluvia

Mi amigo Gaiar me preguntó qué es M y no pude responderle. Le dije que no era importante y le mentí, tal vez porque sabía que no me creería.

M es deseo, traición, tristeza, burla, pasión, destrucción, M es todo lo que odio de mi, es lo que quiero olvidar y de vez en cuando regresa para recordarme que no soy fiel a mi misma, que no soy fuerte, ni valiente, que sólo soy aquello que quiero imaginar.

M me recuerda mi debilidad, mi fragilidad, la falsedad de mis principios, mi egoismo, M es parte de mi sin ni siquiera saberlo, M es lo que deseo con tanta pasión que si fuera realidad me rompería por dentro.

M es mi amor, sin merecerlo ni desearlo, M es la prueba de que Dios no existe o es un auténtico hijo de puta.