Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2006

Cambio a mejor

Imagen
Resulta que el lunes empiezo en el nuevo curro.
Voy a ganar más pasta, tener mejor horario, que implica que llego a casa media hora antes y los viernes por la tarde acabo a las tres, trabajaré de asesora legal de mi boss, que por lo poco que le conozco, me cae bien, y en general, creo que cambio a mejor.
La culpa de todo la tiene, como siempre, el Oráculo, que no me dejó invitar a mi antigüo jefe a que se comprara un bosque y se perdiera cuando me lo pedía la bestia cavernaria que habita en mi interior.
Aguanté la espera como una sonriente estatua de mármol, fria e impasible, y cuando me aceptaron le di puerta de forma elegante y aristocrática. Parece mentira lo que se aprende a hacer con los años. Quien me ha visto y quien me ve. Tempus fugit.
El caso es que me queda la espinita de montar ya mismo mi empresa, tenía casi todo atado, hasta la pasta era cosa hecha, pero en fin, todo puede esperar, incluso puede que sea para mejor. Ya veremos.

Alivio de luto

Imagen
Pues no noto nada...

Dentro de una hora tengo que ir al funeral.

Se celebrará en la misma iglesia donde hice la comunión, la confirmación, donde me casé y donde bauticé a mi hija.
En ninguna de esas celebraciones sabía qué demonios hacía allí y hoy tampoco lo sé

El eslabón perdido

Imagen
Resulta que el hombre más inteligente del mundo ha rechazado el reconocimiento a su genio. Y hay quien se extraña.

Me pregunto cómo es posible "reconocer" lo que no se puede conocer, ni se comprende.

Cómo se puede aceptar un "premio" por ser tan diferente que quien te lo dá no puede ser considerado ni de tu misma especie.

Y cómo piensan que se puede aceptar alegremente un insulto tan grotesco como que existe dinero para pagar una genialidad semejante.
No es que me ponga del lado de este tipo, es que no hay otro lado al que situarse, lo demás es un abismo de superficialidad, marketing y vanidad.

Fractal

Imagen
Si es que todo me pilla ya de vuelta.
Cualquier sentimiento ya lo he sentido antes, cualquier situación ya la he vivido antes, no exactamente, claro, pero si tan parecida que no me sorprende en absoluto.
No me creo las celebraciones, porque no las siento como tales, han sido tantas que no se celebra lo que es una costumbre.
Ni me creo los duelos, porque mi corazón ya está desbordado de ellos, además desde hace una eternidad.
Sintiéndolo todo, en realidad ya no siento nada.

Trato de sentir a través de otros, escucho sus experiencias y siempre llego a la misma conclusión, y es que eso ya lo viví, ya lo sentí, y volver a hacerlo no provoca la misma sensación.
La vida es un ciclo que irremediablemente se torna aburrido, y parece que no hay otro remedio que seguir dando vueltas, como hace todo el mundo.

Y un día conoces a alguien que no baja la mirada aunque se sienta observado como un ratón de laboratorio. Que no elude adentrarse en lo más oscuro de lo que somos, que sigue el juego, que l…

Despertar

Imagen
No sé como pedir la libertad cuando prometí que nunca la necesitaría, como explicar que me falta el aire, que necesito espacio, que cualquier compromiso es una carga insoportable.

Pero es que tampoco sé como aguantar este encierro, no hay ningún camino que pueda seguir que me alivie, no hay cambio posible.

O tal vez el cambio llegue cuando deje de buscarlo.