Entradas

Mostrando entradas de abril, 2008

El silencio

Imagen
Lo he envuelto, le he puesto un lazo y un cartel que dice "No abrir, no tiene sentido" y lo he guardado encima de un armario, para que coja polvo y desaparezca.

No lo hará, y seguramente cualquier día me lo encontratré abierto en medio del salón, pero mientras tanto... prefiero el silencio.

El experimento de Milgram

Imagen
En El experimento de Milgram trataban de saber hasta qué punto una persona es capaz de ser persuadida por otra a la que considera una autoridad.

La persuasión es tan absoluta que todos los que participaron en el experimento llegaron a torturar a las victimas hasta que todo hacía pensar que habían muerto, y un 65% continuaron más allá, a pesar de que la victima no daba ya señales de vida.

Ninguno de los que participaron se detuvo, a pesar de que resultaba evidente el sufrimiento atroz de la victima, sólo obedecían las órdenes.

Por eso es muy importante saber en manos de quien has depositado tu confianza, aunque personalmente lo tengo muy claro, no confío en nadie y a la vista del experimento es la postura más inteligente que se puede adoptar.

Y por eso me cuesta cada día más ir a comprar a un Megasupermercado de esos que contratan a las personas con horarios esclavos y salarios esclavos. No me resigno a que la gente se muera esperando una operación en una sanidad pública cada vez más i…

Zeitgeist

Imagen
Guarda los minutos de cada día que dediques a creer que otro mundo es posible, y ve juntándolos hasta conseguir completar dos horas.
Cuando dispongas de ese tiempo, mira y escucha esta película, no lo hagas antes.

Si tienes el valor suficiente, creerás, y si no, continúa con tu vida como siempre, preguntándote por qué haces lo que haces, ¿es lo que realmente quieres hacer?.

"La revolución es ahora".

Si lo prefieres subtitulado en español, puedes verlo aqui.

Y gracias una vez más a El escondite de Iván, por conseguir hacerme pensar más allá de lo posible y evidente.

Irregular

Imagen
Gerry era incapaz de mantener la regularidad en nada de lo que hacía. Perdió sus anteriores empleos porque aunque se aplicaba con todo su esfuerzo en la tarea que se le encomendase, no conseguía hacerlo de forma continuada.

Le pedían que repusiera los estantes de las conservas y cuando el encargado iba a revisar su tarea, Gerry ya no estaba, la estantería estaba medio vacía y Gerry andaba llevando las bolsas a una anciana a su automóvil, o se había dedicado a barrer el almacén, que seguro que necesitaba un repaso, pero no en ese preciso momento.
"Prioridades, Gerry, prioridades ¿como te lo tengo que decir? así no vas a durar aqui, muchacho".

Era un buen chaval y todos los que le despidieron de sus anteriores trabajos lo hicieron con una gran pena, que olvidaron al minuto siguiente.
"El tiempo no espera a nadie Gerry, debes hacer lo que debes hacer y cuando debes hacerlo, lo demás no importa, si no, el momento pasa y no vuelve", recordaba las palabras de su madre como s…

Gira

Imagen
Ya es viernes y tengo ganas de salir por ahí a tomarme algo. Pero tengo esas ganas que se tienen cuando acabas el cole y te apetece irte a sembrar de sonrisas los bares.

Tengo ganas de juntarme con los colegas y cantar y bailar hasta que las calles enmudezcan y la noche se funda con todo lo que toque.
Quiero adormecerme bajo los efectos del alcohol, mirar lo que me rodea desde otro punto de vista, pensar que el futuro no importa, que lo único que importa es el aqui y el ahora, compartir los momentos buenos, la alegría.

Eso es lo que quiero, pero ya hace mucho que acabé el cole. Los colegas están casados, tienen niños y están como yo pensando cuando exactamente todo esto se les fue de las manos.
Por muchas vueltas que se le dé, no hay respuesta.

Al menos aún me quedan las ganas.

La mariposa blanca

Imagen
La reunión había empezado a las diez, eran ya las doce y cuarto y no tenía la impresión de que fuera a acabar pronto.
- Disculparme un momento, tengo una llamada urgente, ahora mismo vuelvo.

Salió de la sala de reuniones mirando el móvil y fingiendo tocar los botones. No aguantaba más.

Su Jefe era un plasta consistente, no había dejado de hablar desde que comenzó la reunión.
Era un incontinente verbal encantado de escucharse a si mismo, un torrente de palabras encadenadas sin el menor sentido de las bondades de un argumento sintético.
Un pesado sublime de esos que no te dá opción a preguntar, a rebatir, a pensar.

Sólo hablaba y hablaba, llenando el aire de imaginarias burbujas vacías de cualquier información o interés, sólo el murmullo, el río del tedio fluyendo sobre la mesa de reuniones, entre los papeles, desparramándose hacia el suelo, invadiendo las paredes, asfixiando cualquier iniciativa, ahogando cualquier resquicio de inteligencia.

Su incompetencia debería ser delito de ejecución in…