Katsura

Me voy a hacer un regalo. No solo me lo merezco, es que es el momento perfecto.

Llevo días tratando de escribir por qué y cómo he llegado a esa sensación plena, a esa estupefacción de sentir que después de años de esperar una respuesta, ya no me importa absolutamente nada.

Pero me he sorprendido pensando que ni siquiera me importa como para escribir sobre ello. No sé cómo ha sido posible, pero es así.

Solo lo dejo anotado aquí, hoy me lo regalo: Es irrelevante.