4 de mayo de 2007

El anillo de Cigé

He construido un limbo en el que habita todo lo que nunca me atreví a expresar. Los rencores que preferí olvidar, los deseos que no quise satisfacer. Dibujan una imagen bastante grotesca, unos al lado de los otros, codeándose ya como viejos amigos.

Allí está la frase sarcástica que callé, las palabras de amor que no tuve el valor de decir, el miedo a perderte, la llamada de teléfono que no fui capaz de hacer, la mirada que escondí, el abrazo que me reservé y el daño que no quise hacer, justo al lado del que no pude evitar que me hiriera.